Una historia como tantas otras abr28

Etiquetas

Entradas relacionadas

Comparte

Una historia como tantas otras

Una historia como tantas otrasEl día de hoy podría pasar desapercibido como uno más del calendario. A simple vista, no tenía un significado especial. Sin embargo, para Alex encerraba un contenido único y verdadero. Tomó un sobre color papiro del escritorio. Dudó por un instante si ver lo que contenía. Levantó la solapa, y pausadamente, extrajo el papel de su interior. Sus manos temblaban un poco, pero sujetó con fuerza lo que tenía extendido delante de sus ojos. Comenzó a leer, como si fuera la primera vez…
“Al llegar la primavera, como que el estado de ánimo cambia un poco. Olvidamos la común tristeza y añoranza del otoño y del invierno, para instalarnos en una cierta alegría que aumenta según avanzan los días. Las horas de sol que nos acompañan se hacen más intensas. Las nubes, aunque las hay, dejan paso a los rayos del astro rey.
Hace ya algunos años que decidí comenzar una aventura en común con la persona que ahora llena todos sus días. Recuerdo con facilidad aquel comienzo, no exento de dudas e inseguridades, como cualquier pareja que decide empezar a conocerse en profundidad. Paseos por el parque agarrados de la mano, sin pensar mas que el momento presente que vivíamos. Problemas propios de la edad que intentábamos solucionar con nuestros medios, sin la sabiduría que te da la vida con el paso de los años. Al recordar, me daba cuenta que habría sido posible afrontar las dificultades con otro talante, y otra manera de actuar. Pero no tenía la certeza absoluta de que si volviera a encontrarme de bruces con aquel tiempo mis reacciones hubiesen preferido la otra cara de la moneda. Es más, casi doy por seguro que hubiera seguido el mismo guión que empleó en aquellas situaciones vividas.
¿Cómo es posible que dos almas tan distintas, venidas de familias con tradiciones similares pero opuestas, con unos valores semejantes pero en distinto orden de prelación, pudieran llegar a ese estado de mutua atracción? Y no hablo solamente de la atracción física, que la hubo, la hay y la habrá. Sino la espiritual. Regresan a mi memoria momentos de dificultad. No lograba encontrar la senda a seguir, el camino a continuar. Pero nos manteníamos unidos. He llorado mucho. Bueno, hemos llorado mucho. En ocasiones la ofuscación se adueñaba de nuestros momentos, convirtiéndolos sencillamente en pesadillas que duraban días. Imaginaba que tenían que ver con la sensación de querer que las cosas fueran bien siempre. Y eso, a medida que vas cumpliendo años, resulta que es del todo imposible. Hubo momentos de oscuridad, como también los hubo de perfecta claridad. La relación se forjó en la confianza y en el respeto por el otro. Ella me amaba, a su manera, y yo le correspondía a la mía. Cuando lo suyo y lo mío entrelazaban sin hacer ruido, la sensación de enamoramiento adolescente era abrumadora. Las veces en que, por diversas razones, no conectábamos del todo, los instantes nos daban la espalda. Incluso a veces, con un grado de sopor de tendencia insportable.
A medida que la relación avanzó en el tiempo, los pilares de nuestra vida en común fueron asentándose en el terreno. Y también eran distintos los problemas que sobrevenían. Pero ahora los podíamos afrontar con cierto aire de arrogancia, pues conocíamos un secreto que nos ayudaba a superarlos. Ese secreto que aún sigue siéndolo, terminó por modelar una escultura, que presentamos al mundo un verano de hace algunos años. Ese día fue el final de una etapa, tan conmovedora como difícil, tan pasional como sencilla, tan llena de sorpresas como de regalos de segunda fila.
Nunca fue fácil abandonar la tierra donde uno se hizo hombre. O por lo menos, medio hombre. Quizá ese destierro elegido ha terminado por ir llenando nuestras alforjas de ciertos elementos que nos ayudan a soportar la carga de no tener a la familia a nuestro lado. No es sencillo volar sin el cobijo acostumbrado de unos padres; tampoco lo es, correr por senderos llenos de decisiones cuando es imposible pedir consejo a un hermano. Sin embargo nuestra elección, motivada por la elección laboral escogida, pienso que fue la correcta. La vida y sus vicisitudes nos irán diciendo con el correr del tiempo si escogimos la opción que más nos convenía.

Siempre he pensado que nuestra vida está escrita en un gran libro. Y cada situación que vivimos puede leerse con todo lujo de detalles en sus páginas. Las cosas, personas y situaciones mueven sus hilos, y nosotros tratamos de seguirlos en la medida de nuestras posibilidades. A veces me he preguntado que nos puede deparar la vida. Y he encontrado la respuesta cada vez que me he cuestionado ese interrogante. Y además es muy sencilla: vivir el momento presente como si fuera el último, y preparar con amor e ilusión el futuro inmediato. Guardar en el corazón cada instante vivido con amor, y aprender de tus errores. Abrazar las dificultades y descubrir que tras ellas se te brinda la oportunidad de empezar de nuevo. Y en la medida de posible, afrontar cada situación con una sonrisa en los labios. Quien sabe si con ese simple gesto sin esfuerzo, puedes regalar alegría y satisfacción a la persona que tengas a tu lado en cada momento.

Finalmente, quisiera agradecerte a tí, cariño, que me has dado y me das la oportunidad de despertar a tu lado todos los días. Haces que me sienta alegre, lleno de felicidad, y con ganas de mirar al futuro con esperanza.”

Alex dejó el papel en el tapiz de su escritorio. Secó con un pañuelo de papel las lágrimas que nacían de sus ojos. Dobló son sumo cuidado aquella creación literaria, y la introdujo en el sobre color papiro del que la extrajo minutos atrás.

Volvió a respirar profundamente. Fijó su mirada en una fotografía que tenía cerca. Estaban juntos, bajo la sombra de un nogal majestuoso. Sonrió. Cerró los ojos y quiso dejarse llevar por el recuerdo. Ese recuerdo. Único, irremplazable e insustituible.

Se levantó del asiento, calzó sus zapatos de piel, y salió de casa rumbo a ninguna parte…